Amamanta a tu bebé

Amamanta a tu bebé

 

 

 

Cada vez más mujeres deciden amamantar a sus bebés, y es porque las razones para hacerlo son buenas. La leche materna es el alimento perfecto para el bebé. Amamantar también es beneficioso para las mamás.
Se recomienda amamantar exclusivamente durante los primeros 6 meses de vida del bebé. Esto quiere decir alimentar
al bebé solo con leche materna y sin ningún otro alimento o líquido, a menos que se lo indique el médico del bebé. Debe seguir amamantando hasta que el bebé cumpla el primer año y se comiencen a introducir nuevos alimentos. Además, puede seguir amamantando todo el tiempo que usted y su bebé lo deseen.

 

Los beneficios para su bebé y para usted

La lactancia materna es lo mejor para su bebé por los siguientes motivos:

• La leche materna contiene la cantidad correcta de grasa, azúcar, agua, proteínas y minerales necesarios

para el crecimiento y desarrollo de un bebé. A medida que el bebé se desarrolla, la leche materna cambia para adaptarse a las necesidades nutricionales del bebé.

• La leche materna es más fácil de digerir que la fórmula infantil. Los bebés que se alimentan con

leche materna tienden a tener menos gases, menos problemas para alimentarse y menos estreñimiento que los que se alimentan con fórmula infantil.

  • La leche materna contiene anticuerpos que protegen a los bebés contra ciertas enfermedades, como infecciones de oídos, diarrea, enfermedades respiratorias y alergias. Mientras más tiempo amamante a su bebé, mayores serán los beneficios para la salud.
  • Los bebés que se amamantan corren un menor riesgo de presentar el síndrome de muerte súbita del lactante. Cualquier cantidad de leche materna ayuda a contribuir a reducir este riesgo.
  • Si su bebé es prematuro, la leche materna puede reducir el riesgo de que ocurran muchos problemas médicos a corto y largo plazo que enfrentan los bebés prematuros.

 

La lactancia materna es beneficiosa para usted también:

  • Al amamantar se estimula la liberación de una hormona que se llama oxitocina la cual promueve la contracción del útero. Esto contribuye a que el útero vuelva su tamaño normal más rápidamente y puede ayudar a reducir la cantidad de sangrado que tenga después de dar a luz.
  • La lactancia materna puede hacer que sea más fácil perder el peso que aumentó durante el embarazo.
  • La lactancia materna puede reducir el riesgo de cáncer del seno y cáncer ovárico.Usted y su bebé: un dúo para amamantarSe necesitan dos personas para amamantar. La leche se produce continuamente y se retiene en los lóbulos mamarios del seno. Cuando su bebé comienza a amamantar, los nervios en los pezones envían un mensaje al cerebro. El cerebro reacciona liberando hormonas que les indican a los lóbulos mamarios que se contraigan (encojan) y expulsen leche adentro de las glándulas mamarias. Estas glándulas transportan la leche a los pezones. Mientras más leche se extraiga de los senos, más leche se producirá. Si le da a su bebé otros alimentos, la producción de leche se puede reducir.

    Sugerencias para amamantar sin problemas

    El amamantar es un proceso natural, pero puede transcurrir un tiempo antes de que usted y su bebé aprendan a hacerlo. La mayoría de las mujeres pueden amamantar. Hay algunas que no pueden hacerlo debido a prob- lemas médicos u otras situaciones.

    Hay disponible mucha ayuda para amamantar, como de otras madres que amamantan, enfermeras, médicos y consultoras certificadas en lactancia, que pueden ayudarla a comenzar a amamantar. También pueden darle consejos en caso de que enfrente desafíos.

    Comience con el contacto directo con la piel

  • La mayoría de los recién nacidos sanos están listos para amamantar durante la primera hora después del parto.

Sostener a su bebé de manera que tenga contacto directo con su piel inmediatamente después del parto ayuda a estimularlo para que comience a amamantar. El contacto directo con la piel también mantiene cálido al bebé y estabiliza su frecuencia cardíaca y respiratoria.

Acople a su bebé al seno

Colocar al bebé en contacto directo con su piel provoca ciertos reflejos que ayudan al bebé a colocar la boca en el seno o “acoplarse” a este. Una enfermera o consultora en lactancia puede ayudarla a encontrar una buena posición (consulte el cuadro “Buenas posiciones para amamantar”). Sostenga el seno con la mano, de manera que pueda extenderlo y roce el pezón contra el labio inferior del bebé. El bebé abrirá completamente la boca, como lo hace al bostezar. Acerque al bebé hacia su cuerpo y coloque el pezón en el paladar del bebé. Recuerde llevar a su bebé al seno, y no el seno a su bebé.

Verifique que el bebé se haya acoplado correcta- mente. Si siente alguna molestia u observa que la boca del bebé no está completamente abierta, interrumpa suavemente la succión. Para interrumpir la succión, introduzca un dedo limpio entre el seno y las encías del bebé. Cuando oiga o sienta un ligero “pop”, saque el pezón de la boca del bebé.

Amamante cuando lo pida el bebé

Permítale al bebé establecer su propio horario. Cuando los bebés quieren comer, se ven bien despiertos, con los brazos doblados, los puños cerrados y se llevan los dedos a la boca. Ofrézcale el seno al bebé cuando este comience a llevarse sus propios dedos a la boca.

 

 

FUENTE: AMERICAN COLLEGE OF OBSTETRICIANS AND GYNECOLOGISTS
IMAGEN: GOOGLE

 

 

 

 

Post a Comment

WhatsApp chat